ARTE ZEN

Desde pequeña me ha encantado dibujar, pero sobre todo colorear. Desde que aprendí a no salirme de la rayita, siempre ha sido un reto para mi el colorear cualquier cosa. Incluso, a veces, mientras hablo por teléfono o espero (ahora, desgraciadamente, desde que tenemos móvil no solemos esperar mirando a la nada o soñando despierta, preferimos consultar el Facebook , Instagram o Twitter) me sorprendo pintarrajeando cualquier papel o documento que tenga encima de la mesa. Parte mala, tener que pasar a limpio las notas para dárselas a mis jefes o compañeros, sin florecillas y abstractos pintados por las esquinas. Parte buena, a veces, solo a veces, parece arte.
En fin, que me gusta colorear, pero claro cuando cumples una edad, pues seguir los puntitos, los números o colorear princesas aburre un poco. Un día, mi hermana, que me conoce tan bien, me descubrió los Mandalas, el arte antiestrés, etc. Un mundo nuevo se abrió para mi.
Me relaja, me centra, me inspira.
Elegir los colores, dar sentido y homogeneidad a la obra, en fin que me gusta muchísimo y pese a que no puedo dedicarle todo el tiempo que me gustaría, trato de pintar o iniciar uno a la semana para obligarme a invertir tiempo en mi y a cuidar mi salud emocional. He aquí algunas muestras de este “Arte Zen” que tan buenos momentos está regalándome. Ni que decir tiene, que aunque no seamos conscientes, la elección y colores y el resultado van intrínsecamente ligados al humor o al estado emocional en el que te encuentras.


Primer libro para colorear
Arte floral

Y llegó la colección Art Therapy






Y más inspiración...



2 comentarios:

  1. Isabella me encanta la idea!!los dibujos te han quedado preciosos!te copiare la idea

    ResponderEliminar