miércoles, 30 de diciembre de 2015

Decirte adiós con un te quiero, Silvia C. Carpallo

Siempre había pensado que tener gente a tu alrededor significaba estar acompañada...

Una historia urbana, actual y sugerente sobre todas las formas de amar.
Sexo, amor y amistad. ¡Qué difícil es poner nombre a lo que  sentimos y etiquetar lo que tenemos con otra persona!
Las tres claves de las relaciones a través de las experiencias de tres (casi) treintañeras que no pueden ser más distintas entre ellas y que pronto se darán cuenta de que madurar es algo más que cumplir años.
Aitana, Lucía y Delia fueron las mejores amigas en la universidad. Al acabar, cada una siguió con su vida. Sin embargo, un suceso inesperado las reúne de nuevo en el piso que compartían en Madrid, donde descubrirán muchas cosas, la más importante, que solo algunos amores nacen para durar siempre.

Mis pensamientos...
Sigo a esta autora en las redes sociales porque me gustan sus artículos como sexóloga y escritora, asi como su web http://www.silviaccarpallo.com/
El libro, he de reconocer, que me lo encontré por casualidad, en la Casa del Libro llamando mi atención las tazas de colores de la portada (me encantan las tazas, las colecciono) entonces reconocí a la autora y me terminó de convencer.

Desde que comencé la lectura, me sorprendió gratamente que cada personaje, cada una de las tres chicas tiene su propia voz. De esta forma sientes, empatizas mucho más con los personajes y hace que seas una, cada vez que se expresan. 

Cuando habla Delia, te sientes ella, con sus conflictos, en su papel de madraza, la frustración que arrastra, que se intuye desde el principio. Destaco una frase: - Ais mi niña, lo que pasó allí es que tuviste muy buen sexo, y las mujeres, por norma general, venimos todas con un defecto de fábrica, tenemos la vagina conectada al corazón.

La tristeza y el vacío de Lucía, la pérdida de un amor a veces conlleva hasta la pérdida de identidad, tienes que volver a encontrarte a ti misma. Este párrafo nos lleva a entenderlo mucho mejor: “[...] Amar a Julio fue por tanto lo más difícil, pero también, lo más bonito que hice nunca. Amar a Julio fue casi todo lo que hice durante estos últimos años, y quizás, por eso ahora me resulte difícil encontrar energía para hacer nada más”

Los miedos de Aitana, el despertar del amor, el adiós, el empezar de nuevo y de cero.
En sus palabras: “[...] con la edad he aprendido que la gente entra y sale de tu vida, cada cual por su motivo. Que no permanecen ni la familia, ni los amigos, ni los amores, que todo es cambiante, y que los compañeros de viaje, no siempre tienen el mismo destino que tu”.

Magnifica la sencillez del lenguaje. El sexo tratado de una forma muy natural, sensual y elegante. Estupenda novela, altamente recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario