lunes, 16 de noviembre de 2015

Relato Corto II



“Olvidé respirar” de Elisabet Jiménez
En ocasiones la vida no pasa, sino que te arrolla.
Y comprendes que no estás viviendo, simplemente respiras. 
Y centrándote en ese instinto básico, intentas continuar.
Y cada bocanada de aire te abrasa.
Para, piensa, relaja…
Inspiras y las imágenes dejan de desdibujarse, expiras y aparecen los colores.
Una bocanada más y percibimos nuestro entorno.
Poco a poco el mundo vuelve a girar, con todo su esplendor.
Revives de nuevo y sientes que todo irá bien.
Aunque en cada latido tienes la certeza de que algo de ti se quedó en ese aliento.