domingo, 20 de septiembre de 2015

Central Park, Guillaume Musso

Basta un instante. Una mirada. Un encuentro. Para revolucionar una existencia.
Alice no recuerda absolutamente nada de lo que ocurrió la noche anterior...
¿Qué hace en Central Park si ayer estaba en los Campos Elíseos?

Alice Schäfer, capitana de la Brigada Criminal de París, se despierta profundamente desorientada. Se encuentra en el banco de un parque, su blusa está manchada de sangre; lleva un arma que no es la suya, a la que además le falta una bala; y, lo que resulta más inquietante, está esposada a un desconocido.

Lo último que recuerda es haber bebido más de la cuenta con sus amigas (en una fiesta) en los Campos Elíseos. El resto está todo borroso. Su única esperanza es que el hombre al que está encadenada pueda ayudarla a reconstruir los hechos, pero este está tan desconcertado como ella. Se llama Gabriel Keyne, es pianista de jazz y afirma que la noche anterior tocó en un club de Dublín. El asunto se vuelve aún más perturbador cuando se percatan de que se encuentran en Central Park. ¿Cómo han llegado a Nueva York?

Alice y Gabriel no tendrán otra opción que confiar el uno en el otro para desentrañar este extraño misterio... Pero la verdad es mucho más estremecedora de lo que podían imaginar.

Mis pensamientos...
La novela transcurre en apenas 24 horas, que te dejan sin aliento. Los saltos al pasado bien entretejidos, así como la incansable lucha por la búsqueda del asesino que atormenta a la protagonista y las circunstancias que les ha llevado a esa situación.
Un thriller psicológico, que atrapa desde el primer instante. 

La impactante historia detrás de un personaje femenino tan independiente y autosuficiente como desesperada, no deja indiferente. El personaje masculino resulta entrañable aunque un poco condescendiente.
Encantada con las entradas a capítulos, cada uno con una cita de un pensador, músico, o filosofo famoso, íntimamente relacionado con el hilo argumental. No suelo decantarme por este tipo de literatura, pero este autor me ha enganchado por completo. Giros inesperados, tensión y un final imprevisible.

Este párrafo define muy bien el estilo narrativo y las circunstancia de los protagonistas: "Miró a su alrededor para situarse. Se encontraba en el corazón de un bosque otoñal, un sotobosque fresco y denso de vegetación variada. Un claro agreste y silencioso rodeado de robles, matorrales espesos y salientes rocosos. nadie en las inmediaciones, lo cual, en vista de las circunstancias era preferible.[...] Un cuadro impresionista de tarjeta postal cuya serenidad contrastaba con la violencia de ese despertar surrealista al lado de un absoluto desconocido.



Otro autor francés que me atrapa, supongo que va por temporadas. Pero me he quedado absolutamente encantada tanto con el genero como con el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario