jueves, 27 de agosto de 2015

La Delicadeza, David Foenkinos

Tenía que supultar en el silencio sus incertidumbres. En el silencio, sí, pero tenía miedo de que su corazón, al latir tan fuerte, hiciera demasiado ruido
Nathalie es una mujer afortunada. Felizmente casada con François, pasa los días rodeada de risas y libros. Un día la pena llama a su puerta: François muere inesperadamente. Nathalie languidece entonces entre las paredes de su casa y se vuelca en la oficina. Pero justo cuando ha dejado de creer en la magia de la vida, ésta vuelve a sorprenderla y revelarse en su forma más maravillosa. La delicadeza es la novela de la esperanza y la imaginación, la novela de ese París fascinante en el que el dolor y la vulgaridad se transforman en poesía. Un libro que querrás tener siempre cerca, para deleitarte de nuevo con su elegancia literaria o sonreír con su mordaz ingenio, pero, sobre todo, para recordar que siempre, incluso en los momentos más inesperados, cualquier cosa es posible.

Mis pensamientos...
Conocí a Foenkinos presentando "Charlotte", su último libro, en el programa Página 2. Me gustó de inmediato la espontaneidad y sinceridad del autor. Pero el libro que presentaba no era lo que me apetecía. Para el tema de los judíos y el holocausto necesitaba templar el alma y no era su momento, por lo que decidí rebuscar en su obra. Inmediatamente me decidí por este. Y que gran decisión.
 

Nos presenta a unos personajes un tanto escuetos, apenas nos describe físicamente a los protagonistas, aunque tampoco es que haga falta. Deja mucho a la imaginación. Va al grano, sin rodeos ni florituras. Una historia veraz, real y rutinaria elevada a extraordinaria por un lenguaje directo y sincero, tal cual es la impronta de su autor. "Así es siempre: vivimos sometidos a la tiranía de los deseos ajenos"
 

De Nathalie, tenemos pequeños detalles: "No habría querido que la ebriedad socavara el placer de verla aparecer. Avanzaba hacia él... Era tan guapa...  La suya era una belleza como para poner puntos suspensivos por todas partes..."
 

Nos hace reflexionar en como todo cambia en un segundo, para bueno y para malo.
Siempre rodeados de añejas y arraigadas supersticiones, atraemos lo malo convirtiéndolo en casualidad. Pensamos que cuando somos tan tan felices algo malo tiene que venir detrás. Tanto lo pensamos que acabamos atrayéndolo. "El libro quedaba así dividido en dos; la primera parte la había leído mientras aún vivía ...... Y, en la página 321, .... había muerto ¿Que hay que hacer en esos casos? ¿Puede alguien proseguir la lectura de un libro interrumpido por la muerte de ..."

Un libro de una delicada exquisitez, que permanecerá siempre en un rincón de mi memoria. "Es curioso como a veces uno decide algo muy en serio, se dice que todo será así a partir de ahora, y basta un ínfimo gesto de los labios para quebrar la seguridad de una certeza que parecía casi eterna."

2 comentarios:

  1. Una reseña muy interesante. Coincidimos en el momento en el que nos interesamos por el autor, aunque yo me decidí por "Charlotte". Éste lo tendré en la reserva, pero suelo intercalar autores para no cansarme de ellos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Daniel, la verdad que "Charlotte" lo tengo pendiente, estoy a un par de libros, ya te contaré. Besos

      Eliminar