domingo, 19 de octubre de 2014

La escuela de los ingredientes esenciales, Erica Bauermeister

Las vidas y los ingredientes se mezclan y se cocinan en esta escuela.

Una vez al mes, los lunes por la noche, ocho alumnos se reunen en el restaurante de Lillian para asistir a clase de cocina.
Entre ellos se encuentra Claire, una joven que trata de asimilar su nueva identidad como madre; Tom, un abogado cuya vida ha sufrido un grave revés debido a una pérdida; Antonia, una diseñadora de cocinas italiana que se está adaptando a la vida en Estados Unidos; y Carl y Helen, una pareja que lleva mucho tiempo casada y cuya unión contiene sorpresas de las que el resto de la clase jamás sospecharía.

Los estudiantes acuden para aprender el arte que se esconde tras los platos de Lillian, pero pronto resulta evidente que cada uno, inconscientemente, busca una receta para algo más allá de la cocina. Uno tras otro se transforman en los aromas, sabores y texturas de lo que crean. Con el paso del tiempo, los caminos de los alumnos se mezclan y se entrecruzan, y la esencia de la comida de Lillian se expande más allá del restaurante y se cuela en los rincones secretos de sus vidas, con resultados a menudo inesperados, y siempre deliciosos.

Mis pensamientos...
El libro mezcla dos de mis pasiones, la literatura y la gastronomía, como no leerlo. 

Tiene un final abierto, quedan muchas cosas en el tintero, como la vida de Lillian, o de Tom, supongo que habrá segunda parte.
Es una novela corta, intensa y fácil de leer, nos sumerge en la vida de los personajes y en la cocina entrecruzando ambos de forma dulce y certera. 

Lillian, nuestra protagonista, va desgranando sus recetas y mezclando sus ingredientes a la vez que nos presenta a los personajes. "Sabía que en un momento u otro en el transcurso de la clase los ojos de cada uno de ellos se abrirían como platos, rebosantes de alegría o de lágrimas o de resolución; siempre pasaba. El momento y el motivo serían diferentes para cada uno, y era precisamente eso lo que le fascinaba. No hay dos especias que funcionen igual".
Descripciones, "Los aromas que empezaban a despertar su olfato.... Algunos olores eran intensos, un repiqueteo olfativo de tacones sobre un piso de madera". Y otros que te transportan, a mi, a la infancia: "Lillian cogió la naranja, se la llevó a la nariz y aspiró. Olía a sol y a manos pringosas, a hojas verdes brillantes y a cielo azul despejado".
Si tenéis un ratito leed este libro que no dejará dormido ninguno de vuestros sentidos.

lunes, 13 de octubre de 2014

"La campana de cristal", Sylvia Plath

Mi heroína sería yo misma aunque disfrazada. Se llamaría Elaine. Elaine. Conté las letras con los dedos. Esther también tenía seis letras. Parecía un buen presagio.
Esther es una joven universitaria que recibe un premio consistente en vivir unos meses en New York y conocer los entresijos del mundo editorial (publicaciones de cuentos o libros, revistas de moda…).
En esos meses vive una vida regalada, con lujos y atenciones. Pero de entre esas primeras páginas surge Esther con su apabullante y tenaz vida interior. Su vida es una sucesión de tensiones morales, sociales, de imposiciones escritas y no escritas; de tabúes sexuales; de costumbres rurales en un mundo cambiante; de sueños incumplidos; de necesidades vitales apartadas; de anhelos desesperados; de miedo, de mucho miedo por la vida. Cuando acaba su estancia en New York y vuelve e su pueblo caerá sobre ella todo el peso de la realidad cierta o no.

Mis pensamientos...
Según la entrada del libro, es una especie de autobiografía de la autora, la cual se suicidó antes de los 30 años. Con cierta reminiscencia en tono a "El guardián entre el centeno" de J.D. Salinger, fue publicado bajo el seudónimo de Victoria Lucas, reflejando su propia personalidad y remarcando la angustia de su alter ego "Ester Greenwood". 

La novela está narrada en primera persona y en pasado, contando su historia de inadaptación a la sociedad y su enajenación. 
El papel de la mujer en aquella época, la doble moral respecto al sexo: "... los mejores hombres querían ser puros para sus esposas y, aún cuando no lo fueran, querían ser quienes instruyeran a sus esposas acerca del sexo... Yo no podía soportar la idea de que una mujer tuviera que tener una vida pura de soltera y de un hombre pudiera tener una doble vida, un pura y otra no" 
La alteración mental de la protagonista plasmado desde una mirada cínica pero realista, profundizando en su estado emocional y psicológico ..."Me vi a mi misma sentada en la bifurcación de ese árbol de higos, muriéndome de hambre sólo porque no podía decidir cual de los higos escoger. Quería todos y cada uno de ellos, pero elegir uno significaba perder el res, y mientras yo estaba allí sentada, incapaz de decidirme, los higos
empezaron a arrugarse y a tornarse negros y, uno por uno, cayeron al suelo, a mis pies".

Nos muestra la presión social a la que es sometida por ser mujer, su lucha por no ser la mujer que le instaban a ser, por entender que no quería ni matrimonio ni hijos, quería ser independiente... "El problema era que yo detestaba la idea de trabajar para los hombres de cualquier forma que fuera. Quería dictar mis propias emocionantes cartas.. "
Me ha parecido una pequeña joya, en su momento tuvo que ser bastante polémica ya que trata diversos temas tabús en aquella época, como la libertad sexual, los trastornos mentales, la homosexualidad. Es una novela dura, ver como va desarrollando la enfermedad, dificil a ratos por las cosas que piensa, con un fondo triste. 

Si quieres saber algo más de la autora

sábado, 4 de octubre de 2014

La poesía de Javier Salvago

El miércoles pasado asistí a un recital de poesía de la mano de Javier Salvago. 
He de reconocer que desde el instituto no había vuelto a acercarme a la poesía y ahora con Javier vuelvo a sentir el deseo de retomar este tipo de lecturas.

Respecto al autor...
Javier es un hombre de mediana edad, a simple vista parece de vuelta de todo, pero aún sigue iluminándosele la mirada ante cada pregunta. Sincero, directo y sin florituras me mantuvo pegada al asiento todo el repertorio sin despegar la vista del pequeño librito que se paseaba por sus manos.
Por lo que he leído de él nació en Paradas (Sevilla) allá por el 50, pertenece a un grupo denominado "poesía de la experiencia" (es un movimiento lírico desarrollado entre los 80 y los 90) y lleva más de 30 años como guionista de radio y televisión. Sus colaboraciones más destacadas entre otras las reflexiones de Jesús Quintero y guiones de radio de Iñaki Gabilondo. Otorgados varios premios, como Luis Cernuda, Premio Rey Juan Carlos I de poesía o el Premio de la crítica de poesía castellana. En su haber también cito (wikipedia) varios libros de poesía y prosa:

POESÍA

Canciones del amor amargo y otros poemas. Sevilla, Editorial Católica Española, 1977.
La destrucción o el humor. Sevilla, Suplementos de Calle del Aire, 1980.
En la perfecta edad. Sevilla, Ayuntamiento de Sevilla, 1982.
Variaciones y reincidencias. Madrid, Visor Libros, 1985.
Volverlo a intentar. Sevilla, Renacimiento, 1989.
Los mejores años. Sevilla, Renacimiento, 1991.
Ulises. Valencia, Pre-textos,1996.
Variaciones y reincidencias (Poesía 1977-1997). Sevilla, Renacimiento, 1997
La vida nos conoce. (Antología poética). Sevilla, Renacimiento,2011
Nada importa nada. Sevilla, La Isla de Siltolá, 2011
Una mala vida la tiene cualquiera, Sevilla, La isla de Siltolá, 2014

PROSA

Memorias de un antihéroe. Sevilla, Renacimiento, 2007
El purgatorio. Sevilla, Renacimiento, 2014
Cuentos del más acá, del más allá y el más adentro. Sevilla, Renacimiento, 2014




Respecto a su obra...
Nos adelantó varios poemas de su próxima obra "Una mala vida la tiene cualquiera" y 
el que os dejo a continuación, es un fragmento de "Variaciones y Reincidencias" (1985) que formó parte de la lectura que nos hizo.
 

La canción del olvido

El color de los ojos de aquel amor de niño.
El calor del primer beso, que no consigo
recordar, aunque sé que debió de haber sido
inolvidable. Tantos compañeros y amigos
de colegio o de farra, que un día fueron íntimos.
El latín. Tantos nombres de montañas y ríos.
Tantas duras lecciones. Tantos y tantos libros,
con pasión devorados, siempre abiertos, leídos
y olvidados, igual que olvidamos caminos,
propósitos, heridas, afectos y cariños,
paisajes y rostros que el tiempo ha diluido.
Cuando la vida pasa, son tantos los olvidos.

Merece la pena pararse a conocer un poco la obra de estos autores, realizan una aportación de un valor incalculable a nuestra cultura.